Tekken 7 – Reseña

Después de 22 años, el conflicto entre Heihachi y Kazuya Mishima llega a su conclusión con la séptima entrega principal de la franquicia de Tekken. Para fortuna de los fanáticos, Katsuhiro Harada —productor de la serie— aseguró antes del lanzamiento del juego que este no sería el fin de la serie. No obstante, según lo promocionado por Bandai Namco Entertainment, marcaría un antes y un después dentro de la historia de la franquicia. Y esto es cierto… a medias.

Además de la conclusión del arco argumental de los Mishima, la publicidad de Tekken 7 también resaltaba sus novedades en materia de mecánicas. ¿Sería posible mejorar la jugabilidad de una franquicia que ya era alabada en buena medida por sus controles? ¡Acompáñanos en esta reseña para obtener la respuesta a esta pregunta y muchas otras!

[Historia] Un paso hacia adelante, dos hacia atrás

Tekken 7

Al igual que otros juegos de pelea contemporáneos, Tekken 7 siguió la estela de NetherRealm Studios —responsable de desarrollar títulos como Mortal Kombat X e Injustice 2— a la hora de crear un modo historia mucho más cinemático que el de sus antecesores. Si bien el resultado final es diferente a cualquier otra cosa que se haya hecho en la franquicia y provee una historia con un hilo conductor más claro, sustrae parte del encanto de la narrativa tradicional de la serie.

Si bien el modo historia ofrece respuestas a varias preguntas relacionadas con el pasado de la familia Mishima, al final no termina siendo la gran épica que proponía Bandai Namco Entertainment. Solo un puñado del elenco aparece en la historia principal de Tekken 7 y no todos son de importancia vital para la trama. ¿Qué pasa con los personajes que no aparecieron? Cada uno de estos cuenta con un episodio, el cual está compuesto de una introducción, una pelea y una conclusión que no crea conexión alguna con la trama principal ni aporta a la mitología de la franquicia.

 [Jugabilidad] ¡Prepárate para un sinfín de combates!

Tekken 7

La franquicia ha mantenido un estándar de calidad desde Tekken 5  gracias a las mínimas modificaciones e implementaciones en materia de mecánicas. De hecho, aquellos que hayan jugado las últimas entregas de la serie sabrán cómo desenvolverse en el último juego. Sin embargo, además de la implementación de nuevos personajes, se han añadido tres nuevas mecánicas que incentivan un estilo de juego más agresivo.

La primera adición fueron las Rage Arts, movimientos que solo pueden realizarse cuando la vida del personaje está por debajo del 30% y hacen un daño inversamente proporcional a la vida de quien lo realiza. La segunda fueron los Power Crush, ataques que conceden armadura al personaje que lo utiliza y le permite resistir los ataques enemigos —mas no anular su daño— para ganar momentum. La tercera son los Rage Drives, ataques únicos de cada luchador que poseen aplicaciones muy específicas y cuyo uso implica sacrificar la posibilidad de realizar Rage Arts.

Todas estas novedades, en conjunto con 38 con decenas de movimientos únicos y comandos más sencillos de ejecutar, vuelven a Tekken 7 una de las entradas más veloces de la serie. Por supuesto, esto no implica que no haya una dimensión estratégica. Al fin y al cabo, identificar las ventajas y falencias de todos los personajes para saber cómo evitarlas y explotarlas es vital para ser el campeón del Torneo del Puño de Hierro.

[Gráficas & Sonido] Las peleas más espectaculares del Torneo del Puño de Hierro

Tekken 7

Aunque la mayoría de títulos de la serie luce espectacular, sobre todo al tener en cuenta las plataformas en las que fueron lanzados, Tekken 7 es indudablemente el que tiene la presentación visual más impresionante hasta la fecha. Los modelos de los personajes no solo lucen mejor que nunca y se mueven de forma más fluida que en anteriores entregas, sino que los múltiples efectos visuales al golpear proveen un buen feedback sobre el daño causado por los jugadores.

Una de las adiciones más llamativas de Tekken 7 es la adición de una cámara lenta en cualquier momento en que los contrincantes se atacan de forma simultánea. No solo luce impresionante, sino que en ciertas instancias —específicamente cuando ambos luchadores poseen poca vida— agrega tensión a los enfrentamientos.

En lo que respecta a la banda sonora, la última entrada de la franquicia no solo destaca por unas cuantas bandas sonoras propias, sino porque permite editar la música de fondo del menú y los escenarios para poner la de otros juegos de la serie.

[Modalidades de juego] Una de las entradas menos dotadas de la franquicia

Tekken 7

Además de la historia principal, Tekken 7 posee la modalidad ‘combate por tesoros’. ¿En qué consiste? Rondas infinitas de combate que no solo otorgan dinero, sino que ofrecen items estéticos con los cuales se puede personalizar a todos los luchadores. Estos luchadores personalizados pueden llevarse al modo versus local y al modo en línea, el cual tiene como principal novedad la capacidad de crear mini-torneos. Además de lo mencionado, Tekken 7 palidece frente a otras entregas de la serie en lo que respecta a modos de juego.

A diferencia de la tercera y quinta entrada de la franquicia, Tekken 7 será una experiencia muy breve para aquellos que no estén interesados en competir en línea y/o no tengan a alguien con quien luchar localmente.

En general:

Calificación total - 8/10

Resumen

De ser únicamente por su mecánicas de juego, Tekken 7 se coronaría fácilmente como el mejor título de la franquicia. Su amplio elenco de personajes, cada uno con su propio estilo de combate, y las múltiples opciones de personalización estética permiten la apropiación de los mismos. A esto cabe agregar la espectacular presentación visual y sonora. Sin embargo, hasta aquí llegan las fortalezas del juego. El modo historia, aunque entretenido, no termina siendo especialmente memorable. Más importante, la carencia de otras modalidades de juego puede ser bastante decepcionante para aquellos que hayan jugado los anteriores títulos de la serie.

8 Muy bueno!!

Login

Welcome! Login in to your account

Recuerdame Lost your password?

Lost Password